USA Radio
marzo 11, 2016

Nuestro viaje por los Grandes Lagos


Hogar del más grande grupo de lagos de agua dulce del mundo, la región de los grandes lagos del medio oeste de Estados Unidos abarca las principales ciudades y los paisajes más silvestres. Esta hermosa área también alberga diversos pueblos y culturas. En la región, abunda la historia estadounidense¬ —desde fabricación de automóviles, pesqueras y agricultura hasta Rock ‘n’ Roll y automovilismo de alta velocidad— que puede ser escenario para nuestras aventuras.

Nuestro viaje comienza con un estallido y algunas cervezas en la orilla oeste del imponente lago Michigan en Milwaukee, Wisconsin. La sede de Harley-Davidson ruge de emoción en nuestra primera parada, y ofrece una inmensa colección que muestra la evolución del “caballo de hierro” durante la historia de la empresa junto con distintos trabajos de arte. Fue la medida justa de adrenalina y octanaje que necesitábamos para avivar toda nuestra aventura. Saciamos nuestra sed con lo mejor de nosotros y nos dirigimos hacia la cervecería Miller Coors para probar un poco de “High Life” y conocer algo del lúpulo y la historia. Concluimos un increíble primer día con un exquisito almuerzo en el mercado público de Milwaukee y un paseo por Historic Third Ward para tomar algunas fotos. A la mañana siguiente, después de un rápido desayuno en Wolf Peach y una hermosa vista de la ciudad, nos detuvimos en el Alquiler de vehículos de Alamo para retirar nuestro radiante Jeep Grand Cherokee ideal para las aventuras que se nos vienen y encaminarnos a la reconocida Ciudad del viento, Chicago, Illinois.

Chicago se ubica en la orilla sudoeste del lago Michigan y tiene una gran presencia en el medio oeste de Estados Unidos, que alberga seis equipos deportivos profesionales, la pizza de base gruesa (e inviernos gélidos) y una multitud de culturas y cocinas que requieren algunos días para experimentarlas con propiedad. Comenzamos en el mercado francés, y con nuestros croissants y cafés para llevar, nos dispusimos a explorar la ciudad en el agua en un recorrido en bote por la maravillosa arquitectura que recorre el río de Chicago. En la tarde solo nos dedicamos a disfrutar de la comida y la vista. Visitamos un increíble local de sopas Hot Pot (donde cocinas tu propia carne y verduras en una olla de caldo de la temporada) en Chinatown antes de subir hasta el piso 108 de la torre Willis, anteriormente llamada la torre Sears, para disfrutar de unas épicas perspectivas del lago y de la ciudad. Seguimos un poco más con el tema francés en el restaurante Le Colonial French Vietnamese para degustar unos platos realmente increíbles (únicos en su tipo), como Banh Cuon, ravioles vietnamitas al vapor. La comida estaba llena de sabores e historias.

Al día siguiente, nos levantamos temprano para disfrutar un desayuno en la calle de bife con huevos y para dar un paseo en el Museo de la ciencia y la industria para experimentar las maravillas de muchas impresionantes exhibiciones, desde ciencias de la Tierra hasta robótica y ciencias aeroespaciales. Todo lo que recorrimos nos despertó un gran apetito, así que nos dirigimos al pueblo donde comimos en The Gage, un delicioso gastropub con todo tipo de delicias inspiradas en pubs. Después de almorzar, hicimos una breve caminata por la calle hacia el famoso parque Millennium, donde lo pasamos de maravilla y conocimos la piscina reflectante, el “Frijol” y los senderos que rodean el impresionante parque de la ciudad que define la zona costera del lago de Chicago. Desde ahí, es apenas una pequeña caminata hacia el carnavalesco muelle naval, donde nos subimos a la rueda de la fortuna y disfrutamos la vista, con nuestras limonadas de fresa en la mano para saciar la sed. Terminamos otro increíble día con un imperdible, la pizza en plato hondo de Lou Malnati’s, donde brindamos por nuestro invitado chino Lao Song con una versión tradicional mandarina de “salud”, dicha con entusiasmo, “¡gam bay!”.

Nos despertamos temprano al día siguiente para ver la casa de infancia de Michael Jackson, una de nuestras estrellas del pop favorita en Estados Unidos, antes de dirigirnos al extremo sur del lago Michigan para disfrutar de las grandes atracciones al aire libre en la maravillosa Grand Haven, Michigan

Grand Haven es una ciudad tranquila y extraordinaria al este del lago Michigan. Oficialmente conocida como la Ciudad de los guardacostas de Estados Unidos, Grand Haven rebosa de todo ese ambiente estadounidense que resuena tan fuerte en el medio oeste. Una increíble cena con los amigos de Visita Grand Haven en la orilla del canal terminó en una de las puestas de sol más increíbles que hayamos visto, que disfrutamos desde la playa y el muelle del parque estatal Grand Haven. Cautivados por el color y la belleza del cambiante cielo, nos reflejamos en la belleza e inmensidad de los Grandes Lagos y volvimos al auto para dar un rápido paseo por uno de los más deslumbrantes espectáculos de fuentes musicales del país, en vivo y en directo desde la base de la estructura. La fuente es una de las más grandes de su tipo y el espectáculo se realiza en la noche, lo que ofrece una divertida y mágica experiencia para terminar la jornada.

El día siguiente lo iniciamos con una excursión al parque estatal Rosie Mound para conocer las dunas y las costas que definen en gran medida la experiencia con la vida silvestre de Michigan. Después de sacarnos la arena de los zapatos, tomamos dirección este hacia Grand Rapids, Michigan. Ahí disfrutamos de un maravilloso almuerzo estilo estadounidense en Founder’s Brewery y nos dedicamos un rato a explorar la ciudad antes de volver a la ruta hacia Detroit. Después de registrarnos en el hotel Ferry Street del centro histórico, nos detuvimos para cenar en Pegasus en Greektown. Para terminar otro día cargado de viajes, caminamos por el borde costero para disfrutar de la puesta de sol y visitamos el único lugar en Estados Unidos que parece el sur de Canadá (Windsor, Ontario) justo al frente del río Detroit. A la mañana siguiente fuimos a sumergirnos en la historia musical en la sede de Motown Records donde leyendas como Michael Jackson, Smokey Robinson y The Supremes grabaron sus mayores éxitos. La historia que había en cada sala nos erizó la piel. Recuperamos energía con un clásico perro caliente de Coney Island (cubierto con una increíble salsa de carne) en uno de los dos restaurantes que compiten, ubicados justo uno al lado del otro. Después de almorzar, conocimos el edificio con influencia Art Deco Guardian Building y, luego, nos dirigimos hacia el museo Henry Ford. Ahí, echamos un vistazo a los primeros autos y conocimos la importante historia automotriz que ha tenido un impacto tan grande en la “Ciudad de los motores”.

Luego, tomamos la ruta hacia Cleveland, Ohio, y llegamos justo a tiempo para disfrutar una espectacular puesta de sol y una cena de nivel internacional en Lola’s de la calle 4th en el centro. Entrecots, colas de langosta y un finísimo whisky fueron el tema de la noche, que nos llevaron a la cama con los estómagos llenos y felices. Con una brillante y soleada bienvenida de Cleveland, condujimos hacia el museo del Salón de la fama del Rock n' Roll y vimos algunos increíbles recuerdos especiales, como la motocicleta de Elvis, los deslumbrantes atuendos de Beyoncé y las letras escritas a mano de Bob Marley. Nuestra siguiente parada fue Columbus, Ohio para disfrutar de un rápido almuerzo de hamburguesas gourmet y cervezas artesanales en la cervecería Wolf’s Ridge antes de volver a la ruta hacia Indianapolis, Indiana.

Indianapolis es el lugar que alberga las 500 millas y el autódromo que define el deporte por excelencia de las carreras de auto en el medio oeste. Nos empapamos de historia y conocimiento en el museo, antes de retomar nuestro camino para experimentar un paseo sin comparación: casi 275 km para disfrutar tres vueltas de adrenalina impulsada por el octanaje en un auto en serie de NASCAR. Luego, hicimos un recorrido en bicicleta por la ciudad en el Indianapolis Cultural Trail, cuyo sendero atraviesa monumentos y vecindarios, museos y caminos que van por debajo de los puentes junto al canal. Después del recorrido en bicicleta y un abundante almuerzo, nuestro personal se embarcó en una de las únicas góndolas tipo venecianas auténticas del país, que incluyó a un entrenado gondolero que puso lindos clásicos italianos mientras recorríamos el canal con una copa de vino en una mano y la cámara en la otra. La última comida del viaje la hicimos en el afamado St. Elmo Steak House del centro, donde nos agasajaron con un bufé sin precedentes de su famoso cóctel de camarones, gambas y un fantástico maridaje de vinos tintos. Lo pasamos realmente bien en Indianapolis, y de verdad que sentimos el amor del medio oeste mientras terminábamos nuestro viaje por los Grandes Lagos.

¡Estén alertas para conocer más aventuras de nuestro recorrido en Discover America!

Por Corey Warren

Lee más acerca de este recorrido
¡Bienvenido a Visit The USA!

Ahora que está registrado, puede guardar ideas para el viaje en su maleta.

Comenzar a examinar

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.

Revise su correo electrónico.

Comenzar a examinar

Se modificó la contraseña de su cuenta correctamente. Utilice la nueva contraseña para iniciar sesión.

Comenzar a examinar

Para lograr la mejor experiencia del usuario, el sitio web debe estar configurado para “permitir todas las cookies”. Si sigue adelante sin cambiar esta configuración, se asume que está de acuerdo. Puede cambiar sus configuraciones en cualquier momento desde la parte inferior de la página.

Más información sobre las cookies

Las cookies son archivos de texto muy pequeños que se almacenan en su computadora cuando visita ciertos sitios web.

Utilizamos cookies para simplificar el uso de nuestro sitio web. Puede eliminar las cookies almacenadas en su computadora, pero esta acción tal vez le impida usar ciertas partes de nuestro sitio web.

Si opta por deshabilitar las cookies que no son esenciales, el sitio web le permitirá:

  • iniciar sesión e iniciar sesión en forma automática, durante la sesión;
  • definir su país de origen para ofrecerle la versión más pertinente del sitio.

El sitio web no le permitirá:

  • limitar el mensaje de bienvenida la primera vez que visita el sitio;
  • realizar un seguimiento de cualquier actividad en el sitio a fines analíticos.

Más información sobre las cookies