Skip to main content
Información de viajes oficial
View More

Conducir en EE. UU.

Categorías

Información de viajes oficial

 

1. Haz del lema “La seguridad es lo primero” una realidad

Abróchate el cinturón de seguridad. Si no lo haces, como conductor o pasajero, te pueden multar. También debes llevar a los niños de manera segura en sillas infantiles de acuerdo con su edad, ajustadas en el asiento trasero.

Tienes que encender las luces durante la noche, apenas se esconda el sol. Esto te permitirá ver y que te vean más claramente. Hay dos tipos de luces nocturnas: Usa las luces bajas cuando conduzcas en una carretera con otros automóviles. Usa las luces altas (las más fuertes) solamente cuando vayas solo en un camino muy oscuro, como en medio de un parque o bosque. En Estados Unidos, se considera cortés cambiar de luces altas a luces bajas si te topas con otro automóvil en la carretera. Además, asegúrate de utilizar la señal de viraje intermitente cuando dobles o cambies de pista.

Si un conductor está haciendo algo que no debería y que supone un peligro potencial para ti, presiona la bocina, en el centro del manubrio, para hacerla sonar. Usa la bocina solo en contadas ocasiones, ya que sobresalta a los demás conductores; incluso, en algunas ciudades, utilizarla cuando no se trata de una emergencia se considera como infracción.

 

 

En muchos estados se ha prohibido el uso de teléfonos móviles si ello implica sujetarlo con las manos, especialmente si envías un mensaje. Revisa las normas que se aplican en tu destino, pero es más seguro que esperes y utilices el teléfono una vez que hayas llegado sano y salvo.

Si escuchas o ves un vehículo de emergencias, como una ambulancia o un carro bomba, con las luces o la sirena encendidas, debes frenar y desviarte hacia la derecha inmediatamente. No es necesario que te detengas si pasan automóviles policiales; sin embargo, tienes que hacerte a un lado para dejarlos pasar. (Si la policía te indica que te detengas mientras conduces, no te bajes del automóvil. Ellos te dirán si debes hacerlo).

Siempre, en zonas urbanas o rurales, mantente alerta al cruce de peatones. Si no hay semáforos, debes cederle el paso a los peatones que atraviesan pasos de cebra. Por último, no cedas ante las personas que hacen dedo: en general los conductores de Estados Unidos no los llevan y, en algunos estados, está prohibido darles un aventón.

2. Mantente en el lado que corresponde

Conduce a la derecha del camino, a menos que adelantes a otro vehículo. Al conducir en una pista de dos carriles, puedes moverte a la izquierda lo necesario para adelantar al vehículo más lento.

Las líneas en el centro del camino indican si estás en una zona en que se puede adelantar. Las líneas amarillas marcan la separación entre las distintas direcciones del tráfico y las líneas blancas muestran la división entre pistas para vehículos que van en la misma dirección. Las líneas continuas indican que no se puede adelantar y las intermitentes que sí puedes hacerlo siempre que el tráfico lo permita.

Si estás conduciendo en una carretera de varias vías, mantente a la derecha si vas lento o piensas virar pronto, y usa las pistas de la izquierda para adelantar. Quédate en la pista central o en la izquierda si vas a conducir en la carretera o autopista por un largo período a fin de dejar el acceso despejado a los conductores que necesitan salir.

3. Respeta el límite de velocidad

Puede ser muy tentador conducir rápidamente, sobre todo en esas extensiones de carretera abierta del país, pero respeta siempre el límite de velocidad. Este se indica en millas por hora (una milla equivale a 1,6 kilómetros) y se muestra en letreros blancos. Normalmente, el límite de velocidad en las autopistas principales es de 65 millas por hora (aproximadamente 100 kilómetros por hora), pero esto puede variar. Por otro lado, en los pueblos el límite es, por lo general, de unas 30 millas por hora (cerca de 50 kilómetros por hora). Cuando salgas de una autopista grande y te dirijas a carreteras más pequeñas, pon atención a las señales de límite que te indicarán a cuánto debes ajustar tu velocidad y redúcela para adaptarte al tráfico.

Ten en cuenta que conducir demasiado lento también constituye una infracción. Si no estás seguro de a qué velocidad debes andar, imita la rapidez de los demás automóviles.

4. Infórmate sobre la señalización 

Las señales en las carreteras pueden lucir ligeramente diferentes en distintos lugares del país, por lo que es importante estar atento. Puedes determinar en qué dirección van las carreteras de acuerdo con el número interestatal: las carreteras con números impares usualmente van de norte a sur, mientras que las carreteras con números pares, en general, de este a oeste.

Familiarízate con las señales frecuentes. La señalización del tráfico se organiza por forma y color:

 

Las señales rojas indican que debes detenerte o ceder el paso, o indican que algo está prohibido, como un área a la que no estás autorizado a entrar.

 

Las señales amarillas indican advertencias, como disminuciones del límite de velocidad próximas o un área de cruce de peatones.

 

Las señales anaranjadas se usan para proporcionar información en zonas de trabajo e información sobre el mismo lugar.

 

Las señales verdes guían sobre asuntos como la distancia a ciudades cercanas.

 

Las señales azules proporcionan información útil sobre asuntos como paradas de descanso próximas y atracciones culturales.

Las señales de tránsito también se agrupan de acuerdo con la forma. Las señales rectangulares se usan para propósitos de enseñanza; las octagonales indican el deber de detenerse, las circulares advierten sobre pasos a nivel; las triangulares hacia abajo indican que debes ceder el paso; y las que tienen forma de diamante son de advertencia.

5. Prepárate para los semáforos

La función de los semáforos es guiar a los conductores en las intersecciones. En EE. UU., las luces cambian en el siguiente orden: de verde a amarillo, de amarillo a rojo, y luego a verde nuevamente. El verde significa que debes avanzar, el amarillo que debes aminorar la marcha y andar con cautela, y el rojo que debes detenerte por completo.

A menos que una señal indique lo contrario, está permitido virar a la derecha con luz roja luego de haber parado totalmente. Un gran número de semáforos tienen cámaras para captar a conductores que no se han detenido al hacer esa maniobra. Si tú eres uno de ellos, tendrás que pagar una multa de la que te informará la empresa de alquiler, por lo tanto, hay que tener cuidado. Para doblar a la izquierda, debes ceder el paso al tráfico que se aproxima.

Las intersecciones con cuatro señales de pare en vez de un semáforo (conocidas como “pares en las cuatro vías”) son frecuentes en Estados Unidos. En esos casos, debes cederles el paso a los conductores que llegaron primero. Si llegan al mismo tiempo, el automóvil a la derecha tiene preferencia. Si no estás seguro sobre cómo proceder, espera que los demás te indiquen claramente que es tu turno de avanzar.

6. Planifícate para los peajes

Muchas autopistas y puentes principales cobran peaje, que puede costar desde menos de un dólar hasta casi USD 20. Antes de emprender tu viaje, averigua si tu ruta incluye peajes y cuánto dinero necesitarás para costearlos. Existen diversos sistemas de posicionamiento global (GPS, del inglés global positioning systems), como Google Maps, que indican los peajes del camino. Un gran número de cabinas de peaje aceptan tarjetas de crédito, pero otras requieren la cantidad exacta en efectivo, por lo que es conveniente que lleves monedas o billetes de dólar en caso de que aparezcan peajes que no consideraste. A veces, hay rutas alternativas que puedes tomar para evitar aquellas con peajes, revisa bien tu mapa para saber cuáles son.

Si estás pensando en hacer un viaje por carretera extenso, pregúntale a la agencia donde alquilarás el vehículo si cuentan con un programa de peajes electrónico, como EZPass. El programa facilita dispositivos que se ajustan en el parabrisas y te permiten atravesar rápidamente las cabinas de peaje y así evitar la espera en largas filas y las complicaciones del pago. Sin embargo, no todos los estados ofrecen el servicio de cobro electrónico de peajes: EZPass solamente funciona en 15 estados a lo largo de la Costa Este, mientras que en algunos estados existen otros programas de este tipo.

7. Estaciona cuidadosamente

Las normas para estacionar varían enormemente, por lo debes estar atento a las señales que indican los límites de tiempo, las tarifas y las restricciones. Muchas áreas urbanas cuentan con edificios de estacionamientos que te evitan el estrés de buscar donde estacionar en la calle, pero son caros.

Si optas por la calle, revisa si hay parquímetros o máquinas de cobro automático, los cuales permiten pagar con tarjeta de crédito. También existen aplicaciones, como Parkmobile, con las que puedes pagar por medio de tu smartphone. En ciudades más pequeñas, lo más seguro es que encontrarás los parquímetros antiguos que funcionan con monedas, así que no te olvides de llevar sencillo. Fíjate en los horarios de los parquímetros; a menudo en las noches y los domingos no se cobra.

Cuando estaciones al costado de una cuneta, estaciónate con la parte delantera del automóvil en la misma dirección que el tráfico (frente primero).

Este artículo es cortesía de Alamo.