Skip to main content

El campo de dunas abarca 78 kilómetros cuadrados, y la duna más alta mide casi 230 metros de altura. Explora a pie o haz sandboarding o deslízate en trineo por la arena todo el año (hay proveedores afuera del parque que alquilan equipo fabricado especialmente para la arena). Entre las vistas y el viaje, es una experiencia emocionante que probablemente no vivirás en muchos otros lugares. Pon atención a las condiciones climáticas cambiantes, sobre todo el viento y el sol. Es mejor hacer una excursión y jugar en las dunas temprano en la mañana o en la tarde.

Aunque las dunas son la atracción principal aquí, el resto del paisaje, una mezcla diversa de pastizales, humedales, bosques de coníferas y álamos, lagos alpinos y tundra, no es nada menos que un paraíso para los amantes de la naturaleza. Después de pasar la mañana en la arena, busca un sendero para recorrer en el sombreado bosque. El sendero Montville Nature Trail es uno de los más populares debido a que está cubierto de árboles y abarca vistas de las montañas, las dunas y los valles. Desde abril hasta junio, toma un refrescante baño en el Medano Creek (arroyo Medano) y fíjate en el "flujo de oleaje" (olas creadas por cambios en las dunas).

Descubre un tesoro escondido en las Zapata Falls (cataratas Zapata). Se debe hacer un pequeño vadeo para llegar hasta acá, sin embargo, el rocío refrescante y las vistas de las dunas y las montañas valen mucho la pena. Reserva un recorrido en Jeep para salirte del camino panorámico Medano Pass Road, especialmente a fines de septiembre y comienzos de octubre para ver los mejores colores de otoño. Y no te olvides de la noche: a cerca de 2500 metros de altura, aquí estás más cerca del cielo, por lo que deberías quedarte después de que oscurece para ver cómo la Vía Láctea cobra vida o hacer una excursión por las dunas a la luz de la luna llena.

Globo aerostático sobre Asheville, Carolina del Norte
Ver más
Experiencias cercanas