Skip to main content
Grabación de las formaciones rocosas The Penguins en Parque Nacional Arches, Utah

Utah

Buscando el mejor ángulo: escalando los Penguins en el Arches National Park

Por: Miriam B. Weiner

MacGillivray Freeman Films
1 de 3
En la cima de The Penguins después de escalar en el Parque Nacional Arches, Utah

Utah

Buscando el mejor ángulo: escalando los Penguins en el Arches National Park

Por: Miriam B. Weiner

MacGillivray Freeman Films
2 de 3
Tomas aéreas de la escalada a The Penguins en Parque Nacional Arches, Utah

Utah

Buscando el mejor ángulo: escalando los Penguins en el Arches National Park

Por: Miriam B. Weiner

MacGillivray Freeman Films
3 de 3
  • Estados:
    Utah

Es difícil pasar por alto The Three Penguins, la formación rocosa con el aspecto de un grupo de pingüinos, las aves con esmoquin favoritas de todos.

Son torres en la entrada de Parque Nacional Arches al este de Utah (a solo 8 kilómetros de Moab). Pero cuando muchos de nosotros solo nos detendríamos para tomarnos una foto y luego continuar nuestro camino, los aventureros de verdad tratan de llegar a los sitios con las mejores vistas panorámicas del parque.

El reconocido escalador Conrad Anker es uno de estos aventureros.

Anker, junto a su hijastro, Max Lowe, y su compañera de montañismo Rachel Pohl, trabajan con MacGillivray Freeman Films para obtener nuevas panorámicas del Parque Nacional Arches para la próxima película, América Salvaje: Una Aventura en los Parques Nacionales, presentada por Expedia y Subaru.

Pero no fue una escalada ordinaria. Una actividad que Anker normalmente realizaría, como él mismo describe, “lenta y mesuradamente”, se vio afectado por el sol de la mañana y la necesidad de capturar la toma perfecta. Los escaladores colgaron sus cuerdas la noche anterior y luego emprendieron el ascenso a la cima de los pingüinos, justo a tiempo para que el equipo de filmación capturara la cumbre con la luz de su lado.

Fue una gran aventura. —dijo Anker— Estábamos ahí arriba sobre una superficie del tamaño de una mesa de juegos, con acantilados de aproximadamente 150 metros de altura a cada lado y un helicóptero volando alrededor. ¡Fue divertido! 

Para capturar la vista que Anker, Lowe y Pohl tenían desde las cabezas de los tres pingüinos, el equipo de MacGillivray Freeman Films necesitó un poco de ayuda desde arriba: una cámara colocada en el frente de un helicóptero.

Tener [un helicóptero] tan cerca y sentir la presencia de las enormes hélices no es algo que se viva todos los días —comentó Anker— pero es, tal vez, la mejor forma de compartir con todos la vista desde los picos.

Si bien el reto para los escaladores era terminar el ascenso antes de la salida del sol, el reto para el equipo de filmación era asegurarse de que el helicóptero no molestara a los visitantes del Parque Nacional de los Arcos. El equipo trabajó codo a codo con el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos para garantizar que la escena se grabara sin correr peligro y sin perturbar a los visitantes del parque. Para aprovechar al máximo el tiempo limitado que el equipo disponía sobre el helicóptero, se necesitó la experta coordinación del director de América Salvaje: Una Aventura en los Parques Nacionales, Greg MacGillivray.

Trabajar con Greg y el equipo de filmación fue un verdadero placer. —dijo Anker— Es un profesional con décadas de experiencia en IMAX. Todos teníamos que estar listos y en posición en el momento correcto y luego llegar a la cima justo en el momento preciso, y cuando eso sucede, se crea el arte.

Valió la pena el esfuerzo. La cámara colocada en el helicóptero pudo grabar a los escaladores en el momento en que celebraban su exitoso ascenso, para no mencionar el impresionante momento cuando Anker saltó de una cabeza de pingüino a otra. Puedes ver el fascinante ardid con tus propios ojos en 2016 cuando se estrene América Salvaje: Una Aventura en los Parques Nacionales​​​​​​​ en algún cine cerca de ti.