Skip to main content
Flavor Graveyard de Ben and Jerry's
1 de 1
  • Estados:
    Vermont

El cementerio más dulce del mundo está lleno de lápidas dedicadas a los queridos sabores de helados retirados.

Es posible que Ben & Jerry sean una pareja de magnates del helado hippies en la actualidad, pero se han mantenido fieles a sus raíces. Un claro ejemplo: el deliciosamente sombrío Flavor Graveyard ubicado en los terrenos de su fábrica en Waterbury, Vermont.

Inaugurado en 1997, el monumento a los sabores obsoletos originalmente estaría solo en línea, hasta que se crearon e instalaron varios ejemplares de lápidas de resina en una colina detrás de la fábrica. Como un cementerio de mascotas para recetas de helados con divertidos juegos de palabras, cada lápida tiene un creativo epitafio que resume la vida y la muerte del sabor. La sección de los Dearly De-Pinted Flavors (queridos sabores retirados, un término creado por Ben & Jerry's) incluye los favoritos de los fanáticos como el Turtle Soup, el Fossil Fuel y, por supuesto, el Wavy Gravy. Algunos de los sabores terminaron enterrados debido a las bajas ventas, mientras que otros sufrieron las extrañas consecuencias del destino, como el White Russian, que fue descontinuado debido al aumento del precio del saborizante Kahlua. También, cada una de las lápidas tiene las fechas de nacimiento y muerte de los sabores, que representan el sombrío panorama de la mortalidad infantil de los helados.

Según su sitio web, hay 34 sabores enterrados en el cementerio de Ben & Jerry's. Los visitantes pueden realizar un recorrido por la fábrica que incluye una visita al cementerio o pueden venir a presentar sus respetos en solitario. Por suerte, ¡a veces algunos de los sabores también resucitan!

Lo que debes saber antes de ir

Los recorridos tienen una duración de 30 minutos y son por orden de llegada. Consulta el sitio web antes de tu visita, ya que las horas de atención cambian según la temporada.

Contenido creado originalmente para Atlas Obscura.

Más información
Explorar más