Skip to main content
La banda de bluegrass The Wooks en una granja en Owensboro, Kentucky
1 de 1
  • Estados:
    Kentucky

La banda local de bluegrass, The Wooks te invita a su ciudad sureña donde el banjo es tan placentero como la BBQ y el bourbon.

Para el transeúnte, Owensboro, Kentucky, es una modesta localidad escondida en una curva del Ohio River. Pero si te das un tiempo para escarbar debajo de la superficie, descubrirás uno de los epicentros culturales más animados que el interior de Estados Unidos tiene para ofrecer.

"Owensboro es un lugar que siempre te da la bienvenida con una sonrisa, algo bueno para comer y algo genial para escuchar." Arthur Hancock, vocalista de la banda de bluegrass The Wooks señala: "Cuando estés en Owensboro es posible que escuches un banjo, quizás un violín o dos, pero sin duda vas a escuchar los dulces sonidos del bluegrass más puro."

Cultivado por una comunidad muy unida

Si rastreas las extendidas raíces del género bluegrass hasta sus orígenes, te encontrarás en la Rosine Methodist Church (Iglesia Metodista de Rosine), a poca distancia de Owensboro, donde en 1923 un joven llamado Bill Monroe aprendió a cantar. (Su lugar de nacimiento está cerca también). Llamado cariñosamente por los amantes del bluegrass como el "Padre del bluegrass", porque él fundó la primera banda del género en la década de los treinta, Monroe desarrolló y perfeccionó su oficio durante seis décadas. La lista de músicos a los cuales esta leyenda les enseñó directamente incluye a Earl Scruggs, Lester Flatt, Sonny Osbourne y Ricky Scaggs. Monroe se dedicó a mostrar un género que se extiende mucho más allá de su natal condado de Owensboro, pues nació y se crio en una granja de Rosine, justo a las afueras de la ciudad.

La tradición de ritmos para zapatear y riffs pegadizos que creó Monroe, y Hancock continúa, es parte de lo que une a los habitantes de Owensboro tan estrechamente. "Con el bluegrass vas a obtener un poco de góspel, de blues, de violín escocés-irlandés, melodías de Tin Pan Alley y country inicial. Se necesita una comunidad para construir el bluegrass, que fomenta la participación, razón por la cual es tan 'Owensboro' es perfecta para eso".

La cuna del legendario Bill Monroe, "El padre del bluegrass"

La cuna del legendario Bill Monroe, "El padre del bluegrass"
Ver más
Más información

Donde subsisten deliciosas tradiciones

"En Owensboro se hacen las [barbacoas] en una forma única, que es cordero a la parrilla… Cuando la gente comenzó a asentarse a lo largo de ese hermoso recodo del Ohio River (río Ohio), el cordero era abundante. Old Hickory Bar-B-Que ha estado funcionando durante más de 100 años, y tienen el mejor burgoo de la ciudad; esta mezcla de tres carnes a la parrilla es dulce y deliciosa. Detente en O.Z. Tyler Distillery y ve a Jacob, un maestro destilador de tercera generación, acompañar ese suculento cordero con un poco de whisky de centeno", señala Hancock.

The Miller House, una impresionante propiedad de 1905 en el centro de la ciudad que hoy funciona como un elegante restaurante, es también un lugar perfecto para perderse entre más de 300 botellas de whisky de color caramelo brillante en su bar del sótano. O bien, si las colecciones más pequeñas te resultan un poco menos intimidantes, el Bulleit Bourbon Bar dentro del Owensboro Convention Center (Centro de Convenciones de Owensboro) ofrece 40 whiskys para elegir, entre los que se cuentan exclusivos añejados de edición limitada.

Entonces, ¿qué les depara el futuro a Owensboro y The Wooks? "Nos presentaremos en el nuevo Bluegrass Music Hall of Fame & Museum (Museo y Salón de la Fama de la Música Bluegrass) en Owensboro, Kentucky", anuncia Hancock. Al museo se le acaba de realizar una mejora de 15 millones de dólares, con espacios para presentaciones y exposiciones dedicados a este género único. "Creo que es un punto de inflexión", señala Hancock, "y esencial para esta región".

The Wooks en un recorrido por la O.Z. Tyler Distillery

The Wooks en un recorrido por la O.Z. Tyler Distillery
Ver más

Por último, un lugar que ama a su gente

Y no es solo la inversión por parte de la ciudad lo que mantiene intacta la cultura en Owensboro, es la gente. Hancock hace una breve pausa, contemplando los objetivos de la banda. "La esperanza de The Wooks sería que pudiéramos inspirar a las futuras generaciones a tocar, celebrar y simplemente acoger el bluegrass. Después de todo, es para todas las personas y todas las historias."

Semejante a Bill Monroe muchos años antes que él, Hancock es parte de una historia más amplia. Aspirantes de violín y banjo acudían en masa a Owensboro en la década del cincuenta para aprender del mismísimo Padre del bluegrass los acordes adecuados del género. Hoy, el nuevo Bluegrass Museum continúa con esa misma tradición mediante la oferta de un programa de bluegrass en las escuelas, que les enseña a los estudiantes de primaria de 23 escuelas locales las bases del género, así como a tocar los instrumentos necesarios. Los The Wooks representan un capítulo en la rica y acogedora historia de una pequeña ciudad con una gran personalidad. Un lugar que ama a su gente, su deliciosa carne de cordero y, por supuesto, su música.

Los The Wooks tocando en una granja cerca de Owensboro

Los The Wooks tocando en una granja cerca de Owensboro
Ver más