Skip to main content
Pizza a domicilio de Galactic Pizza
1 de 1

Bienvenido a Mineápolis, Minnesota

En un estado conocido por sus valores del oeste medio y sus tradiciones del viejo mundo, Mineápolis es una metrópolis fuera de lo común. Ha sido el hogar de algunos de los músicos y artistas más queridos del mundo y que hablan del alma de la ciudad: poco convencional, de espíritu libre, amable y humilde. Esta es una ciudad que alimenta su lado creativo con impresionantes museos, arte público extravagante y un sinfín de tiendas, restaurantes, bares y galerías independientes que "definitivamente no vas a ver en otro lugar". Para darte una perspectiva interna de la ciudad más grande de Minnesota, les preguntamos a los lugareños qué tienes que hacer cuando vengas. Aquí encontrarás algunas de las actividades más populares.

Cocina kitsch retro

Como cualquier otro lugar realmente original, Betty Danger's Country Club es difícil de describir. Este palacio kitsch rosa y verde sirve comida Mexi-Cal del oeste medio y unos coloridos cócteles en el "mágico" barrio de Palm Springsland, solo a unas cuadras del Mississippi River (río Mississippi). El club tiene un campo de golf donde se aceptan perros con mesas distribuidas alrededor de animales falsos. No te pierdas el "árbol mecánico", también conocido como la rueda de la fortuna y sus maravillosas vistas (dignas de una foto para Instagram) de las siluetas de los edificios del centro de Mineápolis. Si quieres disfrutar de más momentos kitsch y retro, visita Glam Doll Donut, una tienda de rosquillas con un aire de los años 50 con nombres de rosquillas estilo pin-up, como Flirty Franchie (con queso crema y glaseado de chocolate), Showgirl (crema de mantequilla de arce y tocino caramelizado) y Femme Fatale (crema de frambuesa y glaseado de vainilla). ¡Ooh-la-la!

Rueda de la fortuna de Betty Danger's Country Club
Ver más

Arte y cultura a lo grande

Mineápolis tiene varios enclaves creativos donde los artistas viven y trabajan. Pero la ciudad también abunda en grandes instituciones de arte, lugares con nombres de ricos filántropos y diseñados por arquitectos de fama mundial. El Minneapolis Institute of Art (Instituto de Arte de Mineápolis) del año 1915 y de estilo neoclásico es uno de los más antiguos y grandiosos. Durante el último siglo, el museo se ha expandido para seguir el ritmo de su colección en crecimiento, que ahora incluye aproximadamente 89 000 objetos que abarcan 20 000 años de expresión cultural humana. Si te interesa el arte contemporáneo, los lugareños te recomendarán el extenso y ambicioso campus del Walker Art Center (Centro de Arte Walker) de más de 7 hectáreas y que no solo incluye galerías y espacios de exhibición, sino también un patio de esculturas, recintos para espectáculos de artes escénicas y un cine. Mientras tanto, cruzando el río, encontrarás el Frederick R. Weisman Art Museum (Museo de Arte Frederick R. Weisman) de la University of Minnesota (Universidad de Minnesota) ha doblado su tamaño debido a una expansión diseñada por Frank Gehry, quedando en el mapa para los fanáticos de la arquitectura de todo el mundo. Las 25 000 piezas de este museo incluyen desde modernismo estadounidense hasta muebles coreanos. Lo mejor de todo es que el edificio es espectacular y la entrada es gratuita.

Minneapolis Institute of Art
Ver más

Chicas (y chicos) del uptown

Las cuadras que rodean Hennepin y Lake Streets (calles Hennepin y Lake) que se hicieron famosas en la canción de Prince "Uptown", ostentan un ritmo juvenil y energético. El resultado es una escena de restaurantes que parece fomentar los estilos creativos. Por ejemplo, Libertine, que ofrece platos sofisticados (como tostadas de médula ósea con mermelada de tocino, alcaparras y chalotes) con nombres divertidos como "Do It for the Gram". Además ofrece juegos como skee ball y nintendo 64. Todavía más animado, Chino Latino es un bar latino/asiático muy popular en los días fríos y por las noches, cuando su "comida callejera de zonas populares" satisface a aquellos que van de bar en bar con ganas de probar cócteles tropicales y pequeños platos. Si prefieres un lugar pequeño, cool y clandestino, los lugareños recomiendan el Volstead's Emporium. Para llegar allí, tienes que caminar por un callejón (¡busca la luz roja sobre la puerta!) y pasar a través de un bar vaquero. Te encontrarás con un paraíso escondido y misterioso de sofisticados camareros, pasajes secretos, música ambiental de piano y cócteles de temer.

Lugareños entrando al Volstead's Emporium
Ver más

Lluvia (o brillo) púrpura

La ciudad natal de Prince ha celebrado su vida con mucho fervor. Existen muchos lugares relacionados con Prince en la ciudad, pero el más obvio para comenzar suele ser el mejor. Los lugareños recomiendan una visita a Paisley Park, el estudio y hogar de Prince, donde el recorrido de sábado por la noche llamado "After Dark" incluye una fiesta con DJ. Prince bromeaba diciendo "Me gusta Hollywood, pero Mineápolis me gusta un poco más". Explora la ciudad siguiendo las huellas del artista en un recorrido autoguiado llamado "Prince's Minneapolis" y ¡descubrirás por qué Prince hacía tal broma!

Casa de Prince y el Paisley Park
Ver más

Más artístico que tú

El Northeast Minneapolis Arts District (Distrito Artístico del Noreste de Mineápolis) es el hogar de tiendas independientes y galerías de arte, murales y músicos, salones de cócteles extravagantes y antros con música en vivo. A los lugareños les encanta el Pyres Brewery, que es el único lugar de Estados Unidos donde puedes practicar feather bowling. ¿No lo conoces? ¡Nunca es demasiado tarde para aprender un nuevo "deporte"! Y no hay mejor momento para aprender que cuando bebes un royal raspberry sour o una pequeña serie de IPA hechas con lúpulo cosechado a mano en las granjas locales. Entonces, si necesitas algo para celebrar que te has enamorado de Minnesota, visita la tienda I Like You, una tienda de regalos algo estrafalaria donde todo, desde bombas de baño pasando por prendedores hasta pósteres, está hecha a mano por unos 200 artistas y artesanos locales. Y para tu Instagram, camina hacia el costado del edificio y encontrarás el mural de la tienda "I like you". ¿Qué más se puede pedir?

Pared artística en Mineápolis
Ver más

Simplemente sueco

Si quieres probar platos escandinavos reinventados con un toque estadounidense, los lugareños recomiendan el sofisticado almuerzo sueco en el restaurante FIKA del American Swedish Institute (Instituto Estadounidense Sueco). FIKA tiene un pequeño, pero poderoso menú que no solo incluye deliciosos alimentos horneados , sino también smörgås (sándwiches abiertos), como un Toast Skägen con camarones, alioli de azafrán y limón, rábano picante, eneldo, arvejas, huevos cocidos, lechuga en pan de centeno y albóndigas mezcladas con junípero, con salsa de mostaza y arándano rojo. Un almuerzo elegante merece un cóctel igual de elegante. Por eso, prueba el Swedezerac, una variación del Sazerac, que es una mezcla de aquavit Skaalvenn reposado en anís hecho en Minnesota, Apple Du Nord, jarabe de jengibre y bíteres Peychaud's. ¡Salud!

Comida con toques suecos en Mineápolis
Ver más