Skip to main content
Amtrak ofrece travesías guiadas a través del Glacier National Park (Parque Nacional de los Glaciares) que pueden durar entre cuatro y 16 días.

Montana

Sobre rieles: explora Glacier National Park en tren

Por: Miriam B. Weiner

1 de 1
  • Estados:
    Montana

Hace 100 años, el Glacier National Park tenía el mismo aspecto que tiene actualmente.

Los picos irregulares de the Rockies arañaban el cielo del norte de Montana, mientras que los lagos con reflejos metálicos mostraban las montañas en su perspectiva opuesta.

Revive la historia del Glacier National Park en tren

Actualmente, el Glacier National Park atrae a miles de visitantes con sus más de 1000 kilómetros de senderos para caminar, así como incontables oportunidades para tomar excelentes fotos. Sin embargo, la atracción principal son los enormes glaciares que se encuentran en todo el parque.

Hasta fines del siglo XIX, los viajeros no podían disfrutar este paisaje. Fue entonces, cuando el magnate ferroviario, James J. Hill, inició la construcción de las vías de la Great Northern Railway (Gran Vía Férrea del Norte) entre Chicago (Illinois) y Seattle (Washington) a través del norte de Montana. Hill no era ningún tonto; conocía muy bien la necesidad de compartir la belleza natural del Glacier National Park con el mundo entero.

El tren era la única manera de llegar al Glacier National Park durante la primera mitad del siglo XX. En la actualidad, sigue siendo una de las formas más ecológicas y auténticamente históricas para llegar a este destino. La línea Empire Builder de Amtrak, que sigue el trayecto original de Hill, usa combustible de bajas emisiones para sus motores. Este trayecto pasa por estaciones de tren históricas y permite la estadía en hoteles y chalets construidos originalmente por Hill a principios del siglo XX.

Vagón de observación en un tren de Amtrak

Vagón de observación en un tren de Amtrak
Ver más

Apreciando Estados Unidos desde el tren

La ruta del tren Empire Builder de Amtrak va desde Chicago hasta Seattle. En su trayecto, atraviesa el Glacier National Park, en Montana.

"Desde Chicago, pasas por Dakota del Norte, que es, más bien, llano"; comenta el vocero de Amtrak, Marc Magliari, que ha tomado el tren varias veces. "Pero en un momento, cuando llegas a Montana, las montañas de repente se te vienen encima. Me fascina ver las ondulantes vetas de color ámbar y el púrpura de las majestuosas montañas".

Durante la temporada alta (de mediados de mayo a octubre), los pasajeros suelen recibir charlas educativas del personal del Servicio de Parques Nacionales sobre diferentes temas, como la vida silvestre o las aventuras de los famosos exploradores Lewis y Clark.

Pero lo más importante, destaca Magliari, es que, al tomar el tren, los visitantes no tienen que estar pendientes de la ruta, sino que pueden disfrutar lo que realmente vale la pena: la belleza del parque.

"Mientras estén los glaciares, la gente debe verlos y disfrutarlos", comenta.

Con los viajes en tren, los pasajeros pueden enfocarse en el paisaje

Con los viajes en tren, los pasajeros pueden enfocarse en el paisaje
Ver más

El itinerario

Las travesías de Amtrak por el Glacier National Park tienen diferentes duraciones, desde cuatro hasta 16 días y muchas de ellas incluyen comidas e ingreso a las atracciones locales. A continuación, te mostramos cómo sería un paquete de vacaciones de 11 días:

Días 1 y 2. La aventura comienza en Chicago: Antes de subirte al Empire Builder, tendrás uno o dos días para explorar la Windy City (ciudad del viento). Te recomendamos que visites el Museum of Science and Industry (Museo de Ciencia e Industria), que tiene varias exposiciones sobre la evolución del ferrocarril en los Estados Unidos. La noche del segundo día, la visita a Chicago termina con una cena en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad.

Días 3 y 4. En la mañana del tercer día, el tren parte de Chicago hacia Mineápolis y St. Paul (Minnesota). Las Twin Cities son una buena forma de empezar unas vacaciones basadas en aventuras al aire libre. El estado, conocido como "la tierra de los 10 000 lagos", ofrece miles de oportunidades para pasear en bote, muchas playas y senderos a la orilla del lago. Al final del cuarto día, volverás a bordo del tren para cruzar Dakota del Norte y gran parte de Montana en un viaje durante la noche.

Día 5 al 8. En la mañana del quinto día, al despertar, mira por la ventana: estarás entrando a una de las dos estaciones de trenes históricas del Glacier National Park. Tendrás varios días para explorar el parque. Puedes tomar el transporte para recorrer el Going-to-the-Sun Road (camino Going-to-the-Sun) o puedes tomar un recorrido de navegación por uno de los lagos cristalinos del parque. Puedes reservar estas y otras actividades guiadas cuando adquieras tus pasajes para la travesía de Amtrak, pero también puedes explorarlo por tu cuenta. Pasarás tres noches en uno de los alojamientos del parque, que varían en cuanto al precio y el nivel de comodidades. Al final del octavo día, volverás al tren para viajar toda la noche hasta llegar a Seattle.

Día 9 al 11. El día nueve comienza con la llegada a Seattle. La "Ciudad Esmeralda" es la joya del estado de Washington en el Pacífico y el punto final del recorrido original del Great Northern Railway. El paquete turístico incluye un recorrido con paradas intermedias y entradas a famosas atracciones, como Space Needle y el Chihuly’s Garden and Glass Museum (Museo Chihuly Garden and Glass).

En la mañana del último día quedarás libre para hacer lo que quieras. Si te sobra algo de tiempo y quieres explorar más de la grandiosa naturaleza, puedes animarte a visitar el Mount Rainier National Park (Parque Nacional Mount Rainier) o el Olympic National Park (Parque Nacional Olympic), ambos a tan solo dos horas de la ciudad.

Todos a bordo para una aventura en el Glacier National Park

Todos a bordo para una aventura en el Glacier National Park
Ver más
Explorar más
Emprendiendo un viaje en kayak hacia el Yellowstone River

Destino

Billings