Skip to main content
Caminata por Sleeping Bear Dunes en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

1 de 10
Espectacular vista de Lake Michigan en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

2 de 10
Contemplando el paisaje natural de Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

3 de 10
Cerezos en flor de Michigan en Traverse City

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

4 de 10
Vacaciones en la playa en Lake Michigan en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

5 de 10
Follaje de otoño y frondosos viñedos en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

6 de 10
Explorando el país del vino en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

7 de 10
Recolección de cerezas frescas en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

8 de 10
Vista desde Sleeping Bear Dunes en Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

9 de 10
Boutiques y calles concurridas en el centro de Traverse City, Michigan

Michigan

Traverse City, Michigan: amar la vida en Lake Michigan

Por: Jody Sidle Short

10 de 10
  • Estados:
    Michigan

Poco tiempo atrás hice mi primer viaje a Michigan. Mis amigos de Virginia me habían contado que Traverse City era uno de los mejores lugares cercanos para visitar.

Pronto descubrí que no estaban equivocados. Desde las hermosas costas del Lake Michigan hasta las bodegas y el encantador centro, hay mucha diversión que encontrar aquí.

Great Lakes y aventuras en kayak

Mi primera parada fue en el Platte River (río Platte), un lugar pintoresco para practicar kayak. Para mi sorpresa, el agua era cálida, así que nos entretuvimos con los kayak por un largo tiempo y disfrutamos del paisaje. Puedes alquilar un kayak o traer el tuyo; además, hay algunas áreas encantadoras para hacer un picnic.

Luego del recorrido por el río, conduje hasta la Sleeping Bear Dunes National Lakeshore (Costa Nacional Dunas de la Osa Durmiente). Luego de una corta caminata por la cima de las dunas, pude apreciar una de las vistas más impresionantes que se pueden imaginar desde unas dunas de 137 metros de alto con vista a Lake Michigan. Palabras como "sereno" o "pacífico" no son suficientes para describir el lugar. Es increíblemente inspirador, por decir algo. Los 103 kilómetros de costa te hacen sentir como si contemplaras el océano; del otro lado de las dunas, hay todavía más paisajes que te dejarán sin aliento. Puedes caminar por la pronunciada pendiente hasta la base de las dunas y volver a subir, pero hoy me senté a disfrutar de los alrededores y les dejé a los demás esa tarea.

Vino y cena en Traverse City

Cuando me fui de las Sleeping Bear Dunes, eran casi las 5 de la tarde, así que me dirigí al centro de Traverse City para ver qué ocurría allí un viernes por la noche. El área céntrica ocupa algunas cuadras y es una combinación interesante de encanto y moda. Las calles se alinean con tiendas eclécticas, restaurantes únicos, boutiques, una bella arquitectura y mucha gente animada. Me detuve en Amical, un restaurante conocido por su menú "desde la granja a su mesa", con todos sus productos locales. Degusté una copa fabulosa de vino y probé varias comidas, inclusive su famoso plato "olive twist" (el toque de aceitunas): masa de hojaldre, queso feta, aceitunas y una crema de pimiento morrón. Fue una delicia.

Al día siguiente fui a la Black Star Farms Winery (Bodega Black Star Farms). El agradable personal me ofreció amplia información sobre el lugar y cada vino en particular, entre otras cosas. Degusté muchos de los vinos, desde el estilo champagne hasta el vino tinto. Todos fueron excelentes y compré varios. La bodega, que ofrece vistas espectaculares, también es un hotel.

Mi última parada en Traverse City fue en el pueblo de Grand Traverse Commons, una bella combinación de tiendas en las que puedes encontrar regalos extraordinarios, piezas de arte e indumentaria.

Traverse City superó todas mis expectativas. Aunque me entristece que el viaje haya terminado, planeo volver muy pronto.

Explorar más