Skip to main content
Información de viajes oficial
Ver más

Drogas y alcohol

Categorías

Información de viajes oficial

Para asegurar un viaje seguro y sin estrés, asegúrate de cumplir con las leyes locales de drogas y alcohol cuando viajes a EE. UU. La siguiente es una guía breve.

Fumar

Hay una prohibición federal para fumar cigarrillos o habanos en todos los vuelos nacionales y en todos los edificios federales. Muchos estados y municipalidades locales también prohíben fumar en lugares públicos como lugares de trabajo, teatros, centros comerciales, restaurantes y bares, aunque otros estados no tienen ninguna prohibición. Los letreros de “No fumar” deben marcar claramente las áreas donde está prohibido fumar.

Alcohol

La edad mínima legal para beber en Estados Unidos es 21 años. Aquellos menores de 21 años no pueden comprar, consumir o poseer bebidas alcohólicas. En los restaurantes y bares de Estados Unidos es muy común que pidan una identificación emitida por el gobierno para comprobar la edad. Necesitarás el documento real (una fotocopia de tu identificación no es suficiente) y no te servirán alcohol si no lo tienes. Beber sin tener la edad necesaria o facilitar alcohol a menores puede tener consecuencias legales.

Las leyes que regulan la compra y venta de alcohol y el consumo de alcohol en espacios públicos – playas, calles, parques y veredas — varían a lo largo de EE. UU. De igual forma, los días y horarios en los que se permite la venta de alcohol, así como el tipo de tiendas que lo venden, cambian de un lugar a otro. Revisa las normas locales de las áreas que planeas visitar.

Ten en cuenta que en Estados Unidos se ejecutan de manera estricta las normas que penalizan conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas, y conducir intoxicado. La conducción bajo la influencia del alcohol o las drogas es un delito en todos los estados, aunque las leyes específicas difieren entre ellos. 

Drogas

La posesión de sustancias controladas peligrosas o drogas es ilegal en EE. UU. El uso y posesión de marihuana sigue siendo un delito federal.