Skip to main content
Pikes Peak en Colorado

5 maneras de vivir aventuras al aire libre en Estados Unidos

La diversidad natural abunda en Estados Unidos

Es posible que Estados Unidos sea más conocido por sus exportaciones de cultura popular, pero la vasta naturaleza del país también ha sido un aspecto muy importante. Desde las rocas rojas del suroeste hasta la rocosa costa atlántica de la región noreste (y literalmente todo lo que hay en medio), Estados Unidos tiene la mayor cantidad de ecorregiones del mundo. Esto significa que para entender realmente la manera en que se aplica la palabra diversidad a Estados Unidos, tendrás que tener en cuenta no solo a las personas, sino también las otras formas de naturaleza. Y con más de 60 parques nacionales y cientos de otras áreas naturales, no será difícil hacerlo. Échale un vistazo a estas cinco aventuras al aire libre para que percibas la diversidad medioambiental que Estados Unidos tiene para ofrecer.

Disfrute de un día de playa en St. John en las Islas Vírgenes de Estados Unidos

1. Nada en los océanos

Con casi 150 000 kilómetros de costa, Estados Unidos tiene numerosas formas de acceder al océano.

En un viaje a la región sureste de Estados Unidos, podrás tener acceso al océano Atlántico, donde las playas tienen un aspecto terroso, aguas verdes profundas y arenas de hermosos colores. En el otro lado de la península de Florida, se dice que las playas del golfo de México poseen el agua más transparente y la arena más clara de la zona. Más al norte, puedes sumergirte en el Atlántico a través de Cape Cod (cabo Cod), un pueblo costero de Massachusetts conocido por su gran cantidad de visitantes en verano y su clásico ambiente marítimo. Si quieres disfrutar de grandes olas, aguas azules y surf de primera clase, agrega a tu itinerario Malibu, California o la capital del surf moderno, Hawái. Aún hay más playas hermosas que puedes encontrar en la región caribeña de Estados Unidos, con destinos impresionantes como Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos, cada uno con aguas esmeralda y numerosas maneras de disfrutarla.

Senderismo por la base del Mount Rainier en el Estado de Washington

2. Practica senderismo por los volcanes

Hawái es el hogar de uno de los entornos naturales más impresionantes del país, un lugar en el que se pueden ver volcanes activos y arcoíris casi todos los días.

En el Hawaii Volcanoes National Park (Parque Nacional Hawaii Volcanoes) hay dos volcanes en los que podrás practicar senderismo y encontrar algunos de los elementos geológicos más singulares del mundo. Ve por el Crater Rim Drive para presenciar las fumarolas de vapor y el Halema'uma'u Crater, o usa la carretera Chain of Craters Road para pasar sobre lava real. Otros volcanes famosos dentro de Estados Unidos incluyen el Mount Rainier (monte Rainier) y el Mount Saint Helens (monte Santa Helena), en el estado de Washington, y la majestuosa Yellowstone Caldera (Caldera de Yellowstone) en Wyoming. Hay casi 200 volcanes en total, muchos de los cuales se encuentran en la región Noroeste del Pacífico de Estados Unidos.

Desde las pendientes se ve el Lake Tahoe

3. Esquía por las montañas

En todo el país se puede practicar esquí, desde el Mount Olympus (monte Olympus), que está lleno de glaciares y se encuentra en el Olympic National Park (Parque Nacional Olympic) en Washington, hasta la Okemo Mountain (montaña Okemo) en Vermont y las numerosas colinas que pasan por las montañas de Sierra Nevada que rodean el Lake Tahoe (lago Tahoe), por lo que Estados Unidos es un auténtico paraíso para los aventureros de la naturaleza, ya que ofrece actividades para todos los gustos, desde actividades en el lago hasta esquí sobre nieve de primera clase. En todo el estado de Colorado, puedes encontrar más montañas famosas y lugares de primera clase para practicar esquí. Un viaje a la zona debería incluir un paseo a Utah (al oeste de Colorado), un estado cuya identidad se basa en la abundancia de impresionantes cordones montañosos para ver, escalar y esquiar. Para encontrar la cumbre más alta del país, tendrás que dirigirte al estado que queda más al norte: Alaska. Allí está el Mount Denali (monte Denali), un monte de 6190,5 metros de altura en el Denali National Park (Parque Nacional Denali).

Great Sand Dunes National Park and Preserve en Colorado

4. Viaje por carretera a través del desierto

Otro tipo de paisaje que se suma a la biodiversidad de Estados Unidos es la región desértica del suroeste del país.

Conocida por su tierra rojiza y su clima cálido y árido, esta región cuenta con numerosas maravillas naturales, como el Grand Canyon National Park (Parque Nacional Grand Canyon) y el Mojave Desert (desierto de Mojave), y muchas maneras de experimentar ambos lugares. Mientras visitas los desiertos del país, échales un vistazo a los extravagantes y adorables árboles locales, conocidos como los árboles de Joshua, que pueden encontrarse en abundancia en el Joshua Tree National Park (Parque Nacional Joshua Tree), en California. O bien atrévete a visitar la región desértica más cálida y seca del país: Death Valley (Valle de la Muerte), ubicada cerca de la frontera entre California y Nevada.

El sol brilla sobre las Blue Ridge Mountains en Carolina del Norte

5. Observa la vida silvestre en los bosques y las llanuras

En medio de Estados Unidos, se encuentra un sinfín de otros tipos de paisajes y cada uno ofrece sus propias actividades al aire libre.

Puedes ir al Redwood National Park (Parque Nacional Redwood), en California, para ver los árboles más altos del mundo o viajar a Montana, donde encontrarás el Yellowstone National Park (Parque Nacional Yellowstone), un lugar en el que podrás observar la fauna escurridiza, como los osos y lobos. Hacia el centro del país, encontrarás los Ozarks, una gran zona montañosa que abarca desde Misuri hasta Arkansas. Más al sur, puedes explorar la región de las Grandes Llanuras, donde podrás maravillarte con las praderas del país o disfrutar de la belleza del Glacier National Park (Parque Nacional Glacier), un lugar en el que puedes practicar senderismo, acampar y andar en bicicleta. Más al este, puedes viajar a Asheville, Carolina del Norte, hogar de las impresionantes Blue Ridge Mountains (montañas Blue Ridge). Estas montañas sobresalen con tonos verdes y azules, y en ellas se encuentra un encantador pueblo montañés con ambiente artístico.

Ya sea que te consideres un aventurero natural o prefieras solo mirar la naturaleza, encontrarás un sinfín de oportunidades para hacerlo en todo Estados Unidos. De hecho, puedes recorrer una gran parte de tu lista de cosas por hacer relacionadas con la naturaleza en un viaje a Estados Unidos.